Publicidad

Así es la solución de Dash a la falta de privacidad de Bitcoin

Así es la solución de Dash a la falta de privacidad de Bitcoin
Así es la solución de Dash a la falta de privacidad de Bitcoin

Publicidad








Bitcoin no es anónimo

Bitcoin no es anónimo. Mucha gente se confunde porque entiende que, al no haber un registro de direcciones y personas, no debe de ser posible saber quién es quién. Sin embargo, la no existencia de ese registro lo máximo que garantiza es la pseudonimidad, puesto que todo lo demás en Bitcoin es totalmente público. Los balances y las transacciones pueden ser comprobadas fácilmente por cualquiera con un explorador. Además, los puntos en los que el usuario asocia alguna de sus direcciones con su nombre son cada vez más y, en repetidas ocasiones, se ha probado que no hay servidor lo suficientemente seguro como para mantener esa información privada para siempre. Sirvan de ejemplo los múltiples hackeos de casas de cambio que han ocurrido en los últimos años.

La transparencia de Bitcoin es una gran ventaja para muchas cosas, pero también es evidente que los usuarios pueden querer privacidad en sus transacciones. Ese deseo de privacidad no está asociado, en la mayoría de los casos, a hechos ilícitos, sino que es algo intrínseco al ser humano.

Lo anteriormente descrito hace que, en muchos casos, sea relativamente fácil llegar a identificar a los usuarios detrás de cada dirección de Bitcoin si no se es extremadamente cuidadoso. Incluso en los casos en los que aún no lo es, es probable que dicha asociación pueda hacerse en el futuro. El día que Bitcoin sea lo suficientemente importante como para justificarlo económicamente, surgirán herramientas de software para hacer un análisis mucho más profundo del blockchain. Y gracias a la permanencia de éste, las transacciones realizadas en el pasado seguirán ahí para ser asociadas a sus usuarios.

Los sistemas para usar Bitcoin de forma anónima fallan

Algunos usuarios de Bitcoin usan técnicas para ocultar sus transacciones, normalmente mezclando sus fondos con los de otros usuarios. Así no se puede saber con certeza de quién eran los fondos usados en una determinada transacción. Además de que es engorroso, el problema con este método es que implica confiar en el tercero que coordina la mezcla. Son numerosos los casos de mezcladores que han desaparecido con los fondos de los usuarios. Estos sistemas también son susceptibles de trazado mediante el rastreo del cambio de la transacción hecha con fondos mezclados.

La solución de Dash

Dash ha desarrollado un sistema para dotar de privacidad a sus usuarios cuando lo deseen, sin perder la transparencia y conveniencia de tener un blockchain totalmente público como el de Bitcoin. Esto diferencia a Dash de otras criptomonedas alternativas que buscan la anonimidad eliminando la transparencia del blockchain. Eso lo hace muy privado, pero también lo hace mucho menos útil.

En Dash la privacidad se alcanza mezclando los fondos de los usuarios cuando éstos lo desean y manteniendo un balance separado de fondos ya mezclados. La seguridad es total porque los fondos nunca dejan el monedero del usuario y la red de masternodes es fiable como grupo. Los masternodes (ya tratados en un artículo anterior) coordinan el mezclado, pero nunca tienen ningún control ni capacidad de utilización de las monedas.

El proceso en detalle y su seguridad

Lo primero que el monedero de Dash hace es repartir los fondos a mezclar entre distintas direcciones nuevas del monedero, en cantidades estandarizadas (0,1 DASH, 1 DASH o 10 DASH) para que luego sea más fácil mezclarlas luego con las de otros usuarios. Un ejemplo de este proceso puede verse aquí.

A continuación, un masternode seleccionado al azar coordina la creación de una gran transacción en la que se usan como entradas esas direcciones con cantidades estándar. Como salidas se usan otras direcciones nuevas que reciben esas mismas cantidades. En el blockchain esto parece una gran transacción con muchas entradas y salidas, pero en realidad son varios usuarios mandándose a sí mismos, ya que para obtener la seguridad mencionada cada usuario manda de sus direcciones ya existentes a nuevas direcciones que también son suyas. Este paso también puede observarse en este ejemplo.

El nivel de privacidad lo marca el usuario, que puede elegir la cantidad de rondas de mezclado que desea, hasta un máximo de ocho. En cada ronda toman parte tres usuarios, por lo que de forma muy sencilla el usuario hace virtualmente imposible que nadie rastree sus transacciones pues los fondos pueden tener miles de orígenes.

Finalmente, hay que destacar que nadie puede controlar un número suficiente de masternodes como para poder rastrear todo el proceso de mezclado. Por un lado, el masternode que coordina el mezclado en cada ronda es seleccionado de forma aleatoria. Por otro, el número de ellos es superior a los 2600 y crearlos tiene un coste muy elevado, tal como expliqué en el artículo sobre masternodes. Todo esto hace que los escenarios con un mínimo riesgo para la privacidad no sean realistas. Por ejemplo, alguien que controlase 1000 masternodes (algo que requeriría el 20% de las monedas y costaría casi 3 millones de dólares al precio actual, lo que lo hace inalcanzable a efectos prácticos), sólo tendría una probabilidad entre dos mil de trazar una transacción si se han realizado ocho rondas de mezclado. Dado que es una función exponencial, si lo que controlara son 100 masternodes, la probabilidad caería hasta una entre trescientos mil millones.

Con los fondos ya mezclados el usuario puede usarlos cuando lo desee sin necesidad de esperas, usando incluso otra funcionalidad que trataré en el futuro, las transacciones instantáneas.


Publicidad
Otros artículos
Cerrar
OKCoin: "estamos planeando aceptar transferencias SEPA desde países europeos"

OKCoin: “Aceptaremos transferencias SEPA desde Europa”

Ayer parte del equipo de OKCoin contestó a una ronde de preguntas en la red social Reddit. En ella explicaban la situación de Bitcoin en...