Publicidad

Bitcoin 2.0: Extendiendo la descentralización en la red

Bitcoin 2.0: Extendiendo la descentralización en la red
Bitcoin 2.0: Extendiendo la descentralización en la red

Publicidad








Tecnología blockchain o la descentralización del mundo

Introducción

Vivimos en un mundo dominado por modelos de desarrollo, estructuras organizativas y sistemas de producción y distribución profundamente centralizados. Bancos, multinacionales, agencias de información, organizaciones supranacionales, gobiernos, todos ellos incurren continuamente en comportamientos claramente antidemocráticos como consecuencia directa, entre otros factores, del elevado grado de centralización al que están sometidas las estructuras que los conforman.

En el mundo virtual a menudo las cosas no son muy distintas. La opinión generalizada suele ser que Internet constituye un canal que permite a sus usuarios compartir, opinar, discutir y colaborar para satisfacer necesidades colectivas o hacer frente a problemáticas comunes. Y aunque en la red residen infinidad de sitios y aplicaciones que facilitan la publicación o el acceso a la información, Facebook, Youtube, Google, Spootify, Twiter, Gmail o Scribd son servicios 100% centralizados y a menudo totalmente opacos en lo que al código que rige su funcionamiento se refiere.

¿Para quien son más útiles todas estas aplicaciones, para sus usuarios o para ciertas agencias que se nutren de los datos personales e información compartidos por dichos usuarios? ¿No son el elevado grado de centralización con que se administran sus infraestructuras y recursos de red lo que las hace tan vulnerables a ataques por parte de terceros? ¿No requieren de una inversión mucho más cuantiosa la implementación y mantenimiento de soluciones desarrolladas con software propietario y desplegadas en arquitecturas clásicas cliente-servidor, que el lanzamiento de una aplicación open-source descentralizada y distribuida en nodos P2P?

Blockchain

Satoshi Nakamoto publicó el protocolo original en el año 2009, introduciendo la tecnología blockchain e implementándola para el caso específico de una moneda, el Bitcoin. Pero lo que nos ofrecía desde el principio es realmente la posibilidad de desarrollar ecosistemas descentralizados basados en un registro público o blockchain, compartido por todos los nodos activos que forman parte de la red en cada momento, y cuya integridad y cronología están protegidas mediante protocolos de clave asimétrica. En definitiva, nos ofrece la posibilidad de implementar sistemas en los que uno puede confiar precisamente porque no están basados en la confianza sino en los modelos criptográficos más avanzados.

En este último año, la aparición de aplicaciones que ofrecen servicios descentralizados y que flirtean con las inagotables derivadas del protocolo original de Bitcoin, ha crecido exponencialmente. Ya sea a través implementaciones de blockchain propias (Ethereum) o accediendo a protocolos intermedios que conectan con la blockchain de Bitcoin (Mastercoin, NXT), los servicios de mensajería, redes sociales, aplicaciones de crowdfunding, plataformas de almacenamiento de datos o sistemas de votación distribuidos, no han hecho más que multiplicarse. BitMessage, Twister, Storj, OpenBazaar, BitCongress, y un sinfín de aplicaciones que proponen soluciones que a menudo ya existían en la red mediante arquitecturas clásicas, y que ahora renacen con un espíritu nuevo. Y como no, con una arquitectura distribuida y un código libre y abierto.

Este fenómeno, al que se hace referencia ya en numerosos canales especializados como Bitcoin 2.0/ Crypto 2.0, recoge todas aquellas iniciativas que en estos momentos están apostando por el desarrollo de plataformas que proporcionan las herramientas necesarias para la implementación de aplicaciones de código abierto totalmente descentralizadas y que además, ya sea explotando la blockchain de Bitcoin o implementando una blockchain propia, extienden el uso del protocolo original a otros ámbitos: Ethereum, Counterparty, Maidsafe, Nem. Un nuevo paisaje de libertad y descentralización se vislumbra bajo el sol naciente de Bitcoin.

Bitcoin 2.0 – Counterparty, Ethereum y otras plataformas

Counterparty

A finales del pasado año 2013, Adam Krellenstein, escribe las primeras líneas de código de lo que acabará convirtiéndose en Counterparty, una solución libre y abierta ideada para extender el protocolo de bitcoin a cualquier ámbito imaginable. Desde entonces, cada vez más empresas y desarrolladores han optado por implementar sus aplicaciones descentralizadas a través de esta plataforma: mensajería y redes sociales (GEM), sistemas de votación y participación (BitCongress), mercados / exchanges (Saffroncoin), plataformas de trading bitcoin/oro/plata (Digital Tangible), soluciones orientadas al trading en mercados de valores (MEDICI).

Counterparty ofrece una plataforma capaz de generar un ecosistema social y financiero distribuido, y cuyo protocolo permite a los distintos nodos comunicarse entre si a través de la red de hashing más potente y segura del momento. Cualquier transacción realizada en el seno de Counterparty se convierte inmediatamente en una transacción registrada en la blockchain de Bitcoin.

Counterparty utiliza para su funcionamiento interno una criptomoneda propia, el XCP. Todos los XCP existentes fueron generados mediante un proceso de proof-of-burn. Esta estrategia, a través de la cual se generaron alrededor de 2.6 millones de XCP, se basó en el “quemado” de más de 2.100 bitcoins y se extendió aproximadamente durante un mes. Estos bitcoins “quemados”, es decir, enviados a direcciones Bitcoin carentes de las llaves privadas correspondientes, pertenecían a personas y organizaciones que fueron capaces de cuantificar y traducir a bitcoins su interés por la plataforma y que hicieron posible de esta manera la extracción del combustible necesario para ponerla en funcionamiento.

Ethereum

Con una filosofía similar, Buterin Vitalik y el resto de componentes de Ethereum, nos presentan un  organismo vivo constituido por miles de células interconectadas mediante redes distribuidas en nodos P2P y que persiguen un mismo objetivo: la descentralización de las estructuras organizativas, de los sistemas de toma de decisiones, de los modelos de desarrollo y de producción.

Ethereum propone un lenguaje de programación turing-complete que pretende facilitar la creación de herramientas y aplicaciones descentralizadas basadas en su propia implementación de la tecnología blockchain. Su unidad básica de funcionamiento, el Ether, actúa como fuel para las validaciones en el registro público compartido, y a él acceden tanto transacciones realizadas desde wallets como operaciones ejecutadas por contratos inteligentes o smart contracts. Todos los Ethers existentes, unos 60 millones, fueron emitidos y estuvieron disponibles para su adquisición durante el periodo de pre-venta, unos 15 días, y en ese espacio de tiempo se recaudaron alrededor de 25.000 bitcoins. Whisper y Swarm, dos protocolos en proceso de desarrollo e impulsados por Ethereum, ofrecerán soluciones descentralizadas que cubrirán aspectos como la mensajería encriptada o el file-sharing.

Ethereum via Counterparty

La celeridad con que Counterparty ha hecho realidad el lanzamiento de su plataforma, la solidez de su propuesta y la transparencia con la que sus responsables  han gestionado los procesos de creación y lanzamiento, son probablemente algunos de los motivos que han acabado otorgando, por el momento, más credibilidad a este proyecto que a otras plataformas Bitcoin 2.0, como pueden ser la propia Ethereum, o otras como Maidsafe, Nem o Circle. Pero Ethereum sigue vigente, y su valor diferencial podría residir en la ambiciosa apuesta de Vitalik por ofrecer la posibilidad de implementar herramientas partiendo de un lenguaje de programación propio que integra y extiende  los lenguajes más utilizados y versátiles del momento.

Durante estos últimos días, mientras este humilde articulista, un servidor,  da forma a este texto introductorio, la plataforma Ethereum es implementada via Counterparty. Esto hará posible agarrarse a lo mejor de ambos mundos: la potencia y la versatilidad de un lenguaje de programación turing-complete unido a la solidez de la plataforma Counterparty. Y todo esto con protección que nos brinda la impenetrable blockchain de Bitcoin. El cocktail está servido.


Publicidad
Otros artículos
Cerrar
Así es la solución de Dash a la falta de privacidad de Bitcoin

Así es la solución de Dash a la falta de privacidad de Bitcoin

Bitcoin no es anónimo Bitcoin no es anónimo. Mucha gente se confunde porque entiende que, al no haber un registro de direcciones y personas, no...