Publicidad

BitLicense, o cómo quieren regular Bitcoin. Punto por punto

BitLicense, o cómo quieren regular Bitcoin. Punto por punto
Estado de Nueva York

Publicidad







Benjamin M. Lawsky, superintendente de Servicios Financieros del estado de Nueva York, acaba de proponer un nuevo marco jurídico para la regulación de negocios que estén relacionados con divisas virtuales como Bitcoin y otras criptomonedas. BitLicense, que es como se ha bautizado a la propuesta, exigiría que aquellos negocios que tengan a cualquier criptomoneda como centro de su negocio, deban solicitar esta licencia de operación por la que se regularán bajo una legislación específica para garantizar la protección del cliente y evitar el lavado de dinero entre otros puntos.


 

Benjamin M. Lawsky

No es la primera vez que Benjamin M. Lawsky ha mostrado interés en los aspectos legales de las criptomonedas. Hace unos cuatro meses ofreció un AMA (“Pregúntame lo que Quieras”) en la red social de Reddit. En este AMA, Lawsky consideraba como prioridad la existencia de un marco regulatorio sobre Bitcoin. Tras estos meses este marco ha sido publicado (inglés pdf) y la semana que viene se presentará en su primera fase de exposición pública. Según Lawsky esta propuesta combina la protección del usuario a la misma vez que intenta erradicar la facilidad de cometer delitos, todo ello evitando negar el avance tecnológico que pueda conllevar Bitcoin.

BitLicense punto por punto

¿Quién necesita licencia?

Necesitará de la licencia de actividad toda aquella empresa cuyo negocio sea el de realizar cualquier tipo de actividad con la divisa virtual.

¿Qué se considera “actividad con divisa virtual”?

Según la propuesta, toda empresa que pueda operar en Nueva York u ofrecer servicios a residentes del mismo estado y que:

  • Puedan recibir y transmitir divisa virtual.
  • Retengan o mantengan bajo su control divisas virtuales en nombre de un tercero
  • Compre y venda divisa virtual como negocio.
  • Genere beneficio en el cambio de divisa virtual y dinero estatal o entre divisas virtuales.
  • Controle, administre o cree una divisa virtual.

Esto hace que la inmensa mayoría de los servicios a los que estamos acostumbrados se les pueda exigir la obtención de la BitLicense ya que sería muy difícil evitar que puedan acceder residentes de Nueva York.

¿Quién no necesita licencia?

No necesitarán licencia aquellos negocios o usuarios que utilicen esa divisa virtual con el sólo objetivo de cambiarlo por bienes o servicios o aquellas empresas bancarias que estén ya reguladas por la ley bancaria de Nueva York. Es decir, ni comercios que acepten Bitcoin como forma de pago ni usuarios de Bitcoin estar’án sometidos a esta norma.

Condiciones para obtener la licencia

Aquellos negocios que necesiten licencia se les exigirá:

  • Nombre e información personal de todos los componentes del organigrama de la empresa.
  • Informe sobre los antecedentes de cada uno de los directivos de la empresa realizado por una agencia externa al igual que un informe sobre negocios pasados, presentes y futuros del solicitante.
  • Huellas dactilares y fotografía de cada directivo y empleado de la agencia, las cuales serán enviadas a la División Estatal de Servicios Criminales y al FBI.
  • Propuesta sobre plan de negocio e informe detallado sobre políticas de empresa así como datos financieros.

Se tratan de medidas básicas exigidas a cualquier empresa que trabaje con activos financieros, añadiendo alguna medida extra como la de informar al FBI sobre cada trabajador.

Aprobación de la licencia

Será decisión unilateral del superintendente quien, tras examinar cada caso particular, adjudique la licencia al solicitante. En caso de ser concedida, ésta puede ser revocada en el futuro si se incumple alguno de los requisitos.

Requerimientos

  • Para mantener la licencia, la empresa debe mantener capital activo para asegurar la integridad de todas las operaciones realizadas por la misma y suficientes para garantizar la protección de los clientes.
  • Las ganancias obtenidas en forma de divisa virtual deben invertirse en fondos de alta seguridad como bonos del estado o municipales, instituciones reguladas por el gobierno de Estados Unidos, o en ciertas agencias de EE.UU.
  • En caso de que la empresa mantenga los fondos del cliente en forma de divisa virtual, la misma empresa está obligada a mantener la misma cantidad de la misma divisa propiedad del cliente. Estos fondos no podrán ser usados o transferidos de ninguna manera en nombre del cliente.
  • Todos los libros de contabilidad deben ser guardados y mantenidos por al menos 10 años para poder ser consultados por el superintendente. Estos libros deben mantener copia de todas las transacciones realizadas, reuniones mantenidas, registros bancarios, etc. Igualmente, de forma anual deben presentarse informes sobre la actividad de la compañía durante ese tiempo.

Cambios de actividad o dueños

  • Cualquier tipo de modificación en la actividad o directiva original bajo la cual se concedió la licencia debe ser aprobada por el Superintendente.

Lavado de dinero y actividades ilegales

  • La empresa que obtenga la licencia debe seguir un estricto programa para evitar el blanqueo de capital. Deberán realizarse controles internos realizados por personal cualificado siguiendo una política aprobada por el comité de la empresa.
  • Deben ser mantenidos todos los registros que incluyan transferencias o usos en forma de la divisa virtual (y se deben reportar aquellas transferencias hechas por una sola persona en un solo día que superen los 10.000 dólares), informes sobre cualquier tipo de acción que indique una posible evasión de impuestos o actividad ilegal.
  • Todo cliente relacionado con la compañía debe ser identificado de forma satisfactoria, especialmente si se trata de personas o empresas no estadounidenses. Sin embargo, la empresa no puede tener ningún tipo de relación en referente a su sección de divisas virtuales con ninguna compañía que no esté presente en suelo estadounidense.
  • Todo fondo en forma de divisa virtual que se encuentre inactivo por al menos 5 años se considerará propiedad abandonada y será requisada.
  • La empresa nunca podrá facilitar actividad alguna que ayude a ofuscar la identidad de los usuarios en una transacción.

Se tratan de medidas ya aplicadas por exchanges que operan con dólares o euros, aunque se obliga a informar sobre actividades sospechosas y mantener informes actualizados. Se exige que se llame la atención sobre transferencias mayores de 10.000 dólares, aunque este punto es único en BitLicense, no siendo requisito para otras empresas financieras que operen en otras divisas. De igual forma, el requisar fondos que estén inactivos por más de 5 años es una norma que probablemente se caiga en la audiencia pública ya que atenta contra el ahorro de los clientes.

Seguridad

  • Se hace especial hincapié en el nivel de seguridad informática que se debe mantener, identificando y manteniendo al mínimo cualquier ataque que pueda poner en peligro a los clientes. Anualmente deben realizarse controles de seguridad mediante el intento de quebrantar la seguridad por auditorías externas. Estos informes se presentarán de forma trimestral y anual.

Un alto nivel de seguridad es vital, pero informes trimestrales y anuales además de auditorías externas conllevan altos costos que dañarían la viabilidad de pequeñas o medianas empresas.

Protección del cliente

En la advertencia a los consumidores, la empresa debe nombrar aquellas acciones que implican riesgo para el cliente, entre ellas se debe mencionar que las divisas virtuales no son moneda de curso legal ni están respaldadas por el gobierno, que sus transacciones son irreversibles y la presencia de una alta volatilidad de su precio.

 

Conclusiones

La propuesta de Benjamin M. Lawsky refleja un profundo conocimiento de Bitcoin y de su funcionamiento. Otras normas o avisos por parte de agencias bancarias o gubernamentales están llenos de malentendidos y falsas alarmas. La redacción de BitLicense es impecable desde este punto de vista.

BitLicense crea una el marco legal para poder regular no Bitcoin, pero sí todos aquellos negocios que la tengan como centro de su actividad. Aunque esta es una versión preliminar que debe pasar el escrutinio público, según BitLicense actividades realizadas por Blockchain.info o Dark Wallet cabrían dentro de la definición de transmisores de divisa virtual a nombre del usuario; Bitstamp, Mintpal, y todos los exchanges estarían beneficiándose de la conversión entre monedas; Coinbase, Circle o BitGo se clasificarían como empresas que mantienen los fondos de sus clientes; todos los creadores de divisas virtuales, incluido Satoshi Nakamoto, todos estos deberían necesitar licencia para poder operar si tienen como cliente o usuario a algún neoyorkino. Además, actividades como CoinJoin pasarían a ser prohibidas bajo esta licencia.

Sólo los usuarios, comercios y bancos no necesitarán la aprobación de BitLicense, para todas las demás empresas es muy posible que caigan dentro de la definición de “actividad con divisa virtual”.

La propuesta será presentada el próximo 23 de julio y estará durante 45 días en audiencia pública para que los ciudadanos puedan comentar sobre ella. No será antes de finales de septiembre cuando el marco sea aprobado y pase a ser votado. La fecha de su implantación no se sabrá hasta dentro de unos meses.

Seguiremos informando con cualquier novedad.


Publicidad
Otros artículos
Cerrar
Get Bits, nueva aplicación de BitPay integrada en Facebook

Get Bits, nueva aplicación de BitPay integrada en Facebook

BitPay crea “Get Bits”, una aplicación que ayuda a poner en contacto a aquellos amigos de Facebook interesados en saber sobre Bitcoin con aquellos que...