Publicidad

Criptomonedas como munición


Publicidad







En los años noventa, la
criptografía era considerada una munición no exportable, un elemento de guerra.
Entonces, el gobierno de Estados Unidos prohibió el desarrollo privado de esta
tecnología, a riesgo de cárcel y otras condenas. El gobierno del país norteamericano
deseaba conservar para sí el monopolio del desarrollo de esta herramienta que,
a la postre, sirvió como base para sostener la privacidad de buena parte de las
aplicaciones que utilizamos hoy en día.

A pesar de que ese incidente
pareciera ser cosa del pasado, los recientes sucesos en torno al ecosistema de
las criptomonedas parecen señalar una realidad diferente. Parece que una nueva
munición se está creando frente a nuestros ojos. Y es que el reconocido miembro
de la comunidad de Ethereum, Virgil Griffith, fue arrestado por el gobierno
estadounidense, luego de haber hecho un viaje a Corea del Norte, en el que
supuestamente, habría brindado asesoría al gobierno de Kim Jong-un, para evitar
las sanciones económicas impuestas por el gobierno del país norteamericano.

Incluso dando por sentado el hecho de que el régimen norcoreano es, a todas luces, un peligro para sus ciudadanos y para la geopolítica internacional, la detención resulta llamativa, paradigmática. Aquél que ose ayudar (aun cuando esto no se ha probado) a los enemigos del hegemón, correrá con las consecuencias. En este artículo hablaré sobre este caso y como pareciera sugerir que las criptomonedas y la “blockchain” como tecnología “disruptiva”, van convirtiéndose, de a poco, en una nueva munición. Con el posicionamiento de China, Rusia y Corea del Norte en este ecosistema, la respuesta de Estados Unidos no se ha hecho esperar y Griffith ha sido el primer damnificado.

Los hechos

El sujeto fue detenido el 28
de noviembre, Día de Acción de Gracias, en el aeropuerto de Los Ángeles, luego
de haber viajado a Corea del Norte en abril de este año. Su participación en un
evento organizado en territorio norcoreano habría supuesto una violación de la
Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional (IEEPA).

De acuerdo con el comunicado
publicado luego de la detención, no queda claro de qué forma apoyó Griffith a
Corea del Norte. Sin embargo, su participación en ese evento sobre Blockchain,
organizado por el régimen, ha sido causa suficiente para su encarcelamiento,
bajo la acusación de apoyar al régimen a evadir sanciones.

Griffith asistió a la
Conferencia de Blockchain y Criptomonedas de Pyongyang, organizada por el
gobierno del país asiático en su capital. Dado que el evento fue impulsado por
la oficialidad, resulta difícil considerar que haya acudido a apoyar a los
ciudadanos del país, lo que hace que su participación en ese evento se entienda
como una relación directa con el régimen.

La dirección de
contrainteligencia del FBI fue la encargada de encabezar la investigación y
aprehensión de Griffith. “Virgil Griffith proporcionó información altamente
técnica a Norcorea, sabiendo que esta información podría usarse para ayudar a
Corea del Norte a lavar dinero y evadir sanciones. Al hacerlo, Griffith puso en
peligro las sanciones que tanto el Congreso como el presidente han promulgado
para ejercer la máxima presión sobre el peligroso régimen”, se lee en el
documento.

De acuerdo con el propio
Griffith, se trataba de un viaje personal, de vacaciones, y en ningún caso,
relacionado con la Fundación Ethereum, de la cual formaba parte.

Controversia

El viaje de Griffith es
controversial. Bajo la óptica que se mire, viajar a países como Corea del
Norte, Irán o Venezuela y participar en eventos organizados por sus gobiernos
es un contrasentido. Quizás si se tratara de encuentros con especialistas y
entusiastas de las criptomonedas, con comunidades de usuarios organizados en
torno a la privacidad y las cualidades económicas de Bitcoin; pero, participar
en eventos organizados por regímenes totalitarios es contradictorio con
respecto a este objetivo. El creador de Ethereum, Vitalik Buterin, se manifestó
en torno al caso, asegurando que Griffith es su amigo, y que su “apertura de
mente” con respecto a los conflictos geopolíticos resulta una “virtud”. Además,
instó a crear una petición para su libertad.

“La mentalidad abierta
geopolítica es una virtud. Es admirable visitar a un grupo de personas que uno
ha sido entrenado desde la infancia para creer que es un enemigo maligno
máximo, y escuchar lo que tienen que decir. El mundo sería mejor si más
personas de todos lados hicieran eso”, expresó.

Incluso considerando esto,
la realidad de sometimiento y control del régimen norcoreano resulta
inexcusable, de manera que esta supuesta “apertura de mente”, esta “virtud” no
puede reducirse a los “enemigos” de un gobierno, sino a enemigos de lo humano.

De acuerdo con la reportera
Laura Shin, el de Corea del Norte es un régimen que ha convertido en una cárcel
al país asiático. “Corea del Norte es esencialmente una prisión disfrazada de
país. A las personas no se les permite salir, no se les permite viajar fuera de
sus ciudades sin permiso, ni siquiera se les permite pensar en voz alta”, como
explicó en su Twitter.

Para entender mejor esta
delgada línea entre la virtud y la complicidad, considero que, si alguien del
ecosistema de las criptomonedas le diera asistencia a Nicolás Maduro en el
desarrollo del petro, moralmente podría ser juzgado. Estaría asistiendo un
gobierno que se ha sostenido en el tiempo sobre los ciudadanos, tanto por sus
propias artimañas, como por la cohabitación que ha disfrutado de la mano de su
“oposición”.

Por más adoctrinamiento que
exista en Corea del Norte, me resulta difícil pensar que un ciudadano en mi
posición, aplaudiría que su gobierno autoritario reciba adiestramiento o
información de ningún tipo, que extienda su control de manera más férrea sobre
la población a través del oxígeno del capital internacional.

Criptomonedas como munición

Como dijimos, en su momento,
la criptografía fue considerada una munición. Durante la década de los
noventas, esta tecnología se consideró un elemento no exportable, ni tampoco
desarrollable de manera privada. El gobierno de Estados Unidos se abroga el
derecho de utilizar a su conveniencia el desarrollo de esta tecnología, con
penas de cárcel y otros castigos para quienes violaran este derecho.

En este caso, la detención de Griffith, pareciera sugerir que las criptomonedas y la implementación de “blockchain” se van posicionando como una nueva munición, un nuevo tipo de conocimiento que, con el interés público de China en ciernes y el posicionamiento de otras potencias adversas, va obligando a Estados Unidos a controlar de manera más férrea.

Estas son malas noticias,
pues incluso a pesar de que consideremos los desmanes norcoreanos. Esto podría
generar que gente que se ha propuesto apoyar iniciativas en países en
conflicto, puedan tener dudas en hacerlo; o que decidan no acudir a invitaciones
y entrevistas, solo por prever este tipo de sucesos. Además, coloca la
tecnología en un lugar complejo. Para que haya mayor adopción y desarrollo, es
necesario que los especialistas y conocedores compartan su conocimiento, ¿los
enemigos de Estados Unidos quedarán relegados de esta expansión? ¿Qué pasará en
los casos en los que esa enemistad sea injustificada o simplemente artificial?

Si bien se sabe que podría
ser liberado antes de su juicio en las próximas semanas, el de Griffith es un
antecedente peligroso.

Referencia: es.cointelegraph.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas
mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o
servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la
información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir.

Noticia original de Infocoin


Publicidad
Otros artículos
Cerrar

Capitalización del criptomercado supera los $560 mil millones y da un salto por encima del valor de Facebook

El valor del mercado total de criptomonedas es mayor al de Facebook. El 56% de este valor equivale a bitcoin, que alcanzó el día de...
A %d blogueros les gusta esto: