Publicidad

El riesgo de los exchanges y la seguridad en Bitcoin

El riesgo de los exchanges y la seguridad en Bitcoin
Imagen modificada de 2TOP distribuida bajo licencia CC by 2.0
El riesgo de los exchanges y la seguridad en Bitcoin

Publicidad







Lo primero que tenemos que tener en claro antes de hablar del riesgo de los exchanges en particular es cómo funciona la seguridad de Bitcoin en sí.

Otras criptomonedas fueron creadas antes de Bitcoin, sin embargo todas fallaban en ser adoptadas, la mayor parte de las dudas y críticas venían dadas por el hecho de que en todas ellas existían puntos únicos de fallo (single point of failure o SPOF) – para estas cosas el inglés me gusta más -.

¿Por que Bitcoin fué distinto?

Como comenté en “Bitcoin, de anarcocapitalismo a sistema de pagos“, la novedad que trajo Bitcoin es la blockchain, y con ella la descentralización de la información, eliminando de un plumazo los SPOF. Sin embargo los SPOF eliminados son los referentes a la red en sí. Es decir, un atacante en teoría podría, si dispone de recursos computacionales superiores al 51% de la red, vulnerar su seguridad, pero dado que dicho poder de cálculo costaría cientos o miles de millones de dólares, que difícilmente podrían adquirirse semejante volúmen de equipos y que en cuanto fuese conocido el ataque el Bitcoin valdría cero, perdiendo toda su inversión. La realidad es que no existe posibilidad práctica de atacar la red.

¿Entonces cuál es el riesgo?

La cartera individual es algo diferente, por supuesto que alguien puede mirar sobre nuestro hombro cuando introducimos la clave, y luego tomar nuestro móvil y transferir el total de nuestra cartera a una propia. También podría un hacker atacar nuestro equipo y obtener nuestras claves privadas y con ellas ganar el acceso a nuestra cartera.

Es por esa razón que recomiendo tener una cartera “caliente” para uso diario con unos centavos, o unos pocos BTC según sea nuestra realidad económica. Pero si tienen la suerte, que lamentáblemente yo no tengo, de poseer una cantidad importante de bitcoins, hacerlo en una cartera separada y fría (no conectada a Internet) teniendo la clave privada impresa o grabada en algún lugar escondido o “simplemente” memorizándola con lo cuál habríamos transferido los bitcoins a nuestro cerebro. También recientemente han aparecido otras alternativas bastante recientes como son las carteras físicas.

Pero como se habrán dado cuenta, en todos estos casos el SPOF individual es el acceso a la clave privada de nuestra cartera. Si de alguna forma alguien gana acceso a ella, tendrá disposición de nuestros fondos.

¿Y los exchanges?

Pensemos como funciona un exchange (y la mayoría de las billeteras BTC Online). Luego de registrarnos para comenzar a operar, transferiremos fondos a una billetera que generan en nuestro nombre. Luego con esos fondos haremos trading (compra-venta) de las diferentes monedas con las que operan, intentando ganar alguna diferencia. Una vez que deseemos retirar los fondos, haremos una extracción hacia una billetera que controlemos externa al servicio.

El punto es que, aunque hay posibles excepciones, en la mayor parte de los casos son ellos quienes crean las billeteras con las que operamos, y por lo tanto, son ellos quienes tienen las claves privadas de dichas cuentas con acceso total a nuestros fondos. Estamos expuestos a su buena voluntad y a su capacidad técnica de resguardar la información de que disponen, es decir son un SPOF.

Eso es terrible, ¿no?

Habrá quienes se escandalizen al pensar en esto, pero si se toman un poco más de tiempo verán que así funcionan todos los bancos.  Ellos toman tu dinero con la promesa de que en el futuro lo utilizarán de la forma que tú les indiques, o te lo entregarán si lo solicitas. Pero ante una corrida bancaria, estafa o corralitos (quienes vivimos en Argentina, Chipre, Ecuador, Brasil o Uruguay tenemos frescos recuerdos de ellos) dejarán de permitirnos disponer de los mismos y no sólo con el aval del estado que “nos proteje” sinó en general obligados por el mismo.

Por otro lado los detractores de Bitcoin siempre sacan a la cara eventos como la quiebra de MtGox, Bitinstant, Moolah, etc. Sin embargo a pesar de que suene extraño, esos eventos a mi entender son una muestra de la fortaleza de Bitcoin y, antes de que me internen, explicaré por que digo esto.

Primero que nada el escándalo Enron, la quiebra de Lehman Brothers, al igual que la crisis del 2008 y la crisis de las hipotecas subprime sirven como claros ejemplos de que las estafas y los malos negocios no son privativos de las criptomonedas.

FIAT vs. Bitcoin

Pero lo más importante es una diferencia que merece destacarse. Cuando caen empresas y bancos en el mundo FIAT, los estados salen a “rescatarlas” emitiendo un montón de dinero el cuál, impuesto inflacionario mediante, terminará pagando quien haya ahorrado en esa moneda. Es decir el esquema implica privatizar las ganancias y socializar las pérdidas.

Lo mismo ocurre en los países en los que el estado emite sin control para paliar sus déficits, habitualmente asociados a su ineficiencia, escandalosa corrupción o una “hermosa combinación” de ambos.

Esto es imposible con Bitcoin. Lla tasa de emisión está fijada por un protocolo matemático. Se emitirán 25 bitcoins por cada bloque (aproximadamente 10 minutos) que irán como recompensa al primer minero que resuelva el bloque. Ese número se reducirá cada 4 años en un 50% e irá tendiendo a los 21 millones de bitcoins que son el mayor número que existirá, ocurriendo aproximadamente en el año 2140. Así puede predecirse con exactitud la cantidad de bitcoins que habrá en cualquier momento en el futuro.

Tal y como comenté en el artículo citado anteriormente, uno de los objetivos planteados por “Satoshi Nakamoto” era establecer un sistema internacional de pagos que elmine el requisito de un tercero de confianza.

Bitcoin nos permite ambos mundos, podemos operar sin terceros de confianza, o podemos operar confiando en terceros, ganando flexibilidad al coste de perder seguridad y control. Todo es válido, lo importante es que sepamos que es lo que estamos haciendo.

Si quieren profundizar en el tema de los exchanges y su seguridad les sugiero un paper publicado por Tyler Moore y Nicolas Christin en el cuál concluyen que el 45% de los exchanges falla y que el tiempo promedio de vida de los mismos es de solo 381 días, siendo como intuitivamente suponemos los de mayor volúmen los de mayor tasa de sobrevida.

Conclusión

Operar Bitcoin tiene riesgos, pero no son muy diferentes a los existentes con las monedas FIAT, además nos brinda si lo deseamos, la posibilidad de aumentar su seguridad a niveles inimaginables con monedas FIAT, Oro o Plata. Lo importante es que entendamos cuales son esos riesgos y tomemos las medidas necesarias para controlarlos.


Publicidad
Otros artículos
Cerrar

El Gobierno australiano empuja a Bitcoin por sus normas de contabilidad.

La agencia de estándares de reportes financieros del gobierno australiano está presionando por la acción internacional en el área de monedas digitales. El Consejo de...