Publicidad

Si Grecia adoptara Bitcoin como moneda oficial: ventajas e inconvenientes

Si Grecia adoptara Bitcoin como moneda oficial: ventajas e inconvenientes
Si Grecia adoptara Bitcoin como moneda oficial: ventajas e inconvenientes

Publicidad







Mucho se ha escrito sobre la actual crisis griega y las posibles soluciones. Y todos parecen estar de acuerdo en que hay dos posibles salidas: un nuevo rescate por parte de Europa, es decir, más endeudamiento, lo que alargaría aún más la agonía de Grecia sin solucionar el problema; y el tan famoso “Grexit”: una salida de Grecia de la zona Euro. Esta segunda opción obligaría a Grecia a volver a la dracma, abandonada hace tan solo 13 años. Dicha moneda volvería de forma muy débil, fluctuando al son de una inflación brutal, que disminuiría el poder adquisitivo de los ciudadanos griegos a niveles sólo vistos durante la guerra y las peores depresiones económicas.

Y eso parece ser todo. No se estudian ni se presentan más soluciones. Políticos dentro o fuera de las fronteras griegas no se atreven a proponer alternativa alguna. Pero, ¿y si Grecia adoptara Bitcoin como moneda oficial? ¿Qué repercusiones tendría ésto sobre su economía y sobre la propia criptomoneda? ¿Qué ventajas e inconvenientes ofrece a los ciudadanos?

Imaginemos el siguiente escenario: no hay acuerdo y se decide la salida de Grecia de la zona Euro. Y además sus gobernantes hacen un ejercicio de valentía e innovación y deciden nombrar Bitcoin como moneda oficial.

Ventajas

Una vez implantado Bitcoin como moneda oficial de Grecia, un grandísimo número de emprendedores y empresas de todo el mundo relacionadas con el Bitcoin se implantarían en Atenas y demás ciudades griegas. Talentos y startups de todo el mundo elegirían éste escenario para crecer, y por lo tanto, dar empleo y generar riqueza, que es la verdadera solución al actual problema griego. Este hecho ayudaría a aumentar la fortaleza de la débil industria griega (actualmente sólo supone el 12% de la economía) y pondría a Atenas a la vanguardia en cuanto a tecnología e innovación se refiere, al nivel de ciudades como San Francisco, Vancouver, Tel Aviv o Zúrich.

Otra ventaja es que el país se defendería de tasas exageradas de inflación por poseer una moneda fuerte, con un cambio actual de unos 246€ por bitcoin.

Implantar Bitcoin además sería mucho más barato que volver a imprimir y forjar billetes y monedas, ya fuesen dracmas o cualquier otra moneda.

Bitcoin es probablemente la moneda más segura que existe. No se podría falsificar ni habría que disponer de cuerpos y organismos dedicados a su protección. Bastaría con la blockchain.

Grecia podría crear “minas estatales”: es decir, crear riqueza para su país montando minas de bitcoins de dominio público, al igual que países con minas de oro y plata se enriquecieron explotando dichos recursos. Muchos ya nombraron al Bitcoin como la primera “materia prima virtual” y así está reconocida por países como Finlandia. Además al ser limitada a 21 millones de unidades, Bitcoin sería una reserva de valor para el Estado griego.

Y lo más importante para los ciudadanos griegos: nadie puede ni robarte, ni retener, ni hacer una quita sobre tus depósitos en bitcoins. No existen los corralitos en el mundo Bitcoin.

Inconvenientes

Tras levantar el corralito y hacer el anuncio, el gobierno de Tsipras debería permitir a todos sus ciudadanos disponer de sus ahorros y facilitar la conversión de Euros a bitcoins. Obviamente el valor de Bitcoin aumentaría de forma exponencial, debido a la compra masiva, y los griegos obtendrían más o menos bitcoins dependiendo del momento en que cambiasen sus ahorros. Habría que estudiar qué medidas tomar para evitar dicho desajuste.

Otro inconveniente: sería necesario implantar un “plan de choque” tecnológico para enseñar a los ciudadanos griegos a manejar la tecnología Bitcoin. Cómo pagar, cómo recibir pagos, qué plataformas existen, etc., son cosas que enseñar a mucha gente en poco tiempo.

La subida del valor de Bitcoin haría que los griegos tuvieran que aprender a manejar cifras decimales y subdivisiones de Bitcoin como los Bits o los Satoshis. Cierto es que con los jóvenes no habría problema, pero en personas mayores sin formación la cosa sería mucho más complicada.

Los bancos: dicen que la banca siempre gana, aunque ante la implantación de Bitcoin no está tan claro. Posiblemente se crearía un frente común de bancos griegos contra Bitcoin.

Conclusiones

Como podéis ver, hay problemas que solucionar y baches que salvar en el escenario en el que Grecia adopta Bitcoin como moneda oficial, pero una cosa está clara: un tercer rescate o el Grexit no solucionarán tampoco los problemas de Grecia ni harán más libres a sus ciudadanos. No son para nada mejores escenarios que el propuesto.


2 comentarios

No se puede comentar.

Publicidad
Otros artículos
Cerrar
cryptuse

La plataforma multiservicios CryptUse ya está on-line

Después de más de seis meses de trabajo y puesta a punto, CryptUse es presentada hoy. Se trata de una plataforma multiservicio (en principio incluye...