Publicidad

Independencia catalana en las criptomonedas

Independencia catalana en las criptomonedas
Independencia catalana en las criptomonedas

Publicidad







En los últimos meses dos han sido las regiones europeas que han intentado celebrar un referéndum sobre su independencia. Escocia lo hizo el 18 de septiembre para poder independizarse de Reino Unido. El pasado domingo, en una consulta calificada de ilegal por el gobierno central, Cataluña preguntó algo similar a sus ciudadanos. Sin juzgar el deseo de independencia de una región, nos preguntamos algo. ¿Qué pasaría si este nuevo país adoptara una criptomoneda como divisa oficial?


 

Monedas regionales

Han sido muchos los intentos de crear monedas que, basadas en Bitcoin, desean tener un punto diferente. Desde un algoritmo de minado distinto, por ejemplo Litecoin; una comunidad desenfadada, como Dogecoin; o más anonimato como Darkcoin. Sin embargo, otras altcoins han decidido llamar al sentimiento nacional y centrarse en querer ser la moneda de un país o grupo cultural. De este modo nacieron monedas como Auroracoin, que quiso ser la moneda de los islandeses; Greeccoin como moneda griega; e incluso Mazacoin, moneda de los nativos americanos; o MandarinCoin, GermanyCoin, Electronic Lira, etc. Incluso en España tenemos dos ejemplos de intentos de moneda nacional como son Spaincoin y Pesetacoin. A pesar de ser éstos unos pocos ejemplos, nos centraremos en dos monedas con fuertes uniones independentistas: Scotcoin y Cataloniacoin

La moneda de un nuevo país

La creación de estas dos monedas está ligada al sentimiento de independencia de ambas regiones. Las dos aprovecharon la cobertura mediática sobre sus consultas para autoproclamarse la moneda del pueblo, la nueva moneda del nuevo país. Pero las semejanzas no acaban aquí. Tanto Scotcoin como Cataloniacoin fueron lanzadas con un fuerte preminado (monedas creadas por los mismos autores y que están en su poder). Con este preminado pretendían repartir monedas a todos los habitantes de su región correspondiente. Por desgracia, este reparto nunca llegó a buen puerto y ambas monedas no sirvieron más que para especular durante un corto periodo. En la actualidad, ninguna de las dos tiene ningún tipo de aplicación en la vida real. Pero, ¿qué hubiera pasado si Escocia y Cataluña fueran en la actualidad regiones independientes y hubieran adoptado su criptomoneda como moneda oficial?

En caso de ser oficialmente adoptadas

Ante todo, sería un hecho sin precedentes. Tanto Escocia como Cataluña cuentan con más de 5 y 7 millones de personas respectivamente, todas las cuales hubieran tenido que adquirir su correspondiente criptomoneda para sus pagos. Esta demanda, asociada a un respaldo oficial, hubiera multiplicado el valor de la moneda hasta un límite difícil de adivinar. Tras esta primera escalada de precio, es de suponer que se hubiera estabilizado y todos los precios aparecerían en SCOT o CATc. Una situación digna de presenciar.

Por desgracia, es muy difícil que un gobierno recién creado y con ansias de control, deje en manos de otros la emisión de la divisa nacional. Es un tema demasiado lucrativo como para no tenerlo regulado.

Otra posible opción, que aunque difícil era la esperada por los desarrolladores de Cataloniacoin y Scotcoin, es la de conseguir el uso extensivo de su moneda por parte de los propios ciudadanos. Es por ello que entre sus planes estaba el de repartir monedas a sus habitantes. Pero todo quedó en buenas intenciones no llevadas a la práctica.

Cataloniacoin v2

A pesar de sus aires de grandeza, tanto Scotcoin como Cataloniacoin han caído en el abandono. Pero parece que no está todo perdido en cuanto a la moneda catalana. Un nuevo grupo de desarrolladores están aprovechando la consulta celebrada el pasado domingo para relanzar Cataloniacoin. Con la intención de destruir todas las monedas preminadas no vendidas y cambiar de algoritmo de minado, quieren hacer de Cataloniacoin v2 lo que Cataloniacoin v1 nunca fue, la moneda del pueblo catalán.

Futuro más que complicado

No se puede dudar de la profesionalidad del nuevo equipo de Cataloniacoin (aunque hayan ignorado los intentos de contacto por parte de SobreBitcoin), pero no hace falta decir que el reto al que se enfrentan es harto complicado. Con todas las monedas regionales abandonadas o en proceso de desaparición, parece que queda claro que no basta con crear altcoins con nula innovación tecnológica tan sólo apelando a que será la moneda de una región o grupo. Hace falta mucho más.

Opinión

Deja tu opinión en los comentarios.


Un comentario

No se puede comentar.

Publicidad
Otros artículos
Cerrar
Instant Exchange, servicio de Coinbase para evitar la volatilidad de Bitcoin

Instant Exchange, servicio de Coinbase para evitar la volatilidad de Bitcoin

Una de las mayores preocupaciones (y críticas) del público a Bitcoin como medio de pago es la volatilidad del tipo de cambio que la criptomoneda tiene con...