Publicidad

Objetivo para el Año Nuevo: Construir un imperio. ¿Cómo ser un crack en el mundo cripto?


Publicidad







La mejor manera de predecir el futuro es construyéndolo. El 2020 puede ser un gran año para nosotros, pero no podemos dejárselo todo a la fortuna. Roma no se construyó en un día. De hecho, se necesitaron muchos siglos y muchos sacrificios. Como resolución de año nuevo y resolución de década nueva, el plan es vencer y que nos salgan bitcoins hasta por las ojeras. ¿Por qué construir un imperio? Bueno, no tenemos opción. Es nuestro destino. Nacimos para esto y no hay nada que podamos hacer. ¿Cómo construir un imperio? Un satoshi a la vez. Un Bitcoin a la vez. Esa es la fórmula. Los imperios se construyen con trabajo, carácter y paciencia. Debemos tener la visión, pero también la voluntad. Necesitamos suerte, pero la suerte nos debe encontrar ocupados, trabajando. Requiere talento, enfoque y tiempo. No es para cualquiera.

Ahora
bien, si acumulamos satoshis regularmente y luego esperamos con disciplina, el
tiempo hará su magia. Si el precio baja, tal vez podríamos comprar un poco más.
Y si sube, tal vez podríamos vender cierta cantidad para rebalancear un poco
nuestro portafolio. Pero lo importante aquí es entender que estamos corriendo
un maratón. Nunca debemos perder dinero por vender debido a la desesperación.
Debemos ser un templo de autocontrol emocional. Ser un crack en cripto no es
tan diferente a ser un crack en otras áreas. He aquí 10 recomendaciones para
poder construir un imperio y convertirnos en el nuevo Julio César. 

No
tomes vacaciones

Uno
tiene que amar lo que hace. Si estás pensando en tomar vacaciones, es hora de
realizar ciertos cambios. Uno debe amar con pasión el trabajo. Claro que no es
malo cambiar de ambiente de vez en cuando, pero toda actividad debe tener un
propósito. Hay que sacarle provecho a todo y en todo buscar utilidad. Vacaciones
como tal nunca jamás. ¿Fines de semanas? Mucho menos. Debemos ser una máquina
bien aceitada de determinación, productividad y eficiencia. Sé una bestia de
trabajo. ¿Retiro? Jamás de los jamases.

No
duermas tanto

Claro
que un imperio no se construye durmiendo. Hay que estar activos todas las horas
del día. Hasta en nuestros sueños debemos hacer algo productivo. Debemos dormir
lo justo y necesario. Pero también debemos trabajar a toda hora, mientras
estamos despiertos. Todas nuestras acciones deben estar orientadas a construir
valor. De un modo u otro, toda lo que hacemos debe enriquecer nuestras vidas y
la de otros. Nuestro día de trabajo debe tener 25 horas como mínimo. No se
trata de ser un esclavo. Todo lo contrario. Se trata de tomar las riendas de
nuestro destino.

Concéntrate

Siempre
debemos estar activos y todo lo que hagamos debemos hacerlo bien. Tenemos que
enfocarnos. De decir, poner toda nuestra atención en el ahora y esforzarnos por
ser excelentes en todo. Nuestro imperio se edificará un ladrillo a la vez. Pero
debemos colocarlos a la perfección. Tenemos que ser un maestro jedi. Una
actividad a la vez. Debemos entrenar nuestra mente. Si tenemos que desactivar
una bomba, debemos que hacerlo bien y frescos como una lechuga. Nada nos puede
distraer del objetivo.

Más
acción, menos palabras

Hablar
sandeces es muy fácil. Cualquiera puede soñar y ser un charlatán. Lo difícil es
realizar los sueños. Pero ellos no se construyen solos. Tenemos que ser
ejecutivos. Saltar a la acción, pero siempre hacia adelante. Trabajo, trabajo y
más trabajo. Los imperios se construyen con acciones, no con palabras. Mientras
más grandes sean nuestras metas, más grandes deben ser los sacrificios. El
camino será duro. Tomará sangre, sudor y lágrimas. Pero no podemos jugar el
papel de la víctima. Ser un campeón es un estilo de vida. El éxito se cultiva
trabajando como las hormigas, no holgazaneando como las cigarras.

Construye
capacidad

Los
imperios se construyen por quienes pueden, no por quienes quieren. No es un
asunto de tener el deseo. Se trata de tener el poder para hacerlo. Se debe
construir capacidad. Pero ese no es un proceso rápido. No surge de la noche a
la mañana. Tenemos que esforzamos. Expandir todos los días nuestro potencial.
Desafiar nuestros límites. Desarrollar nuestros talentos para ser excelentes.
Debemos centrarnos en eso.

Edifica
una mente millonaria

El
primer paso para construir nuestro imperio es creer firmemente que nosotros
podemos construirlo. Debemos estar convencidos, en el fondo de nuestra alma,
que si hacemos el trabajo es prácticamente imposible fracasar en nuestra meta.
Tal vez, tardemos un poco más o un poco menos de lo estimado. Pero nunca
debemos dudar de nuestro éxito. Es simplemente inevitable. Nuestra voluntad
debe ser indomable. Nuestro destino es el triunfo sí o sí. Debemos tener una fe
inquebrantable en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Tener una mente
millonaria.  Ser valientes, optimistas y
audaces. Matar el miedo en el desayuno. ¡Sí, se puede!

Rodéate
de gente buena e inteligente

Nada
es tan perjudicial como un entorno tóxico y mediocre. Es importante que
convivamos solo con gente positiva, capaz y noble. La gente es una profecía
autocumplida. El fracaso, la maldad y la ignorancia destruyen todo. Por eso es
necesario buscar las buenas compañías y alejarse de las malas. Para ganar, hay
que formar un equipo ganador. Todos tienen que ser estrellas. La gente tóxica
hay que dejarla atrás. Lo mejor es crear un ambiente sano y productivo.

Invierte
mucho, consume poco

Mientras unos anhelan yates, aviones, mansiones y lambos, tú solo debes pensar en trabajar, en ahorrar y en invertir. No debes incrementar tus gastos. Debes incrementar tus ingresos. Siempre busca maneras de reducir tu consumo y aumentar tus riquezas con activos productivos y/o de alta apreciación como Bitcoin. Encuentra placer en ver a tu imperio crecer. Los lujos y la ostentosidad, de hecho, empobrecen tu imperio, porque generan gastos. No sueñes en vivir como un narco. Warren Buffett no vive como un narco. Él construyó su imperio invirtiendo y reinvirtiendo, no gastando. Nunca despilfarres el dinero en tonterías. Gastar en símbolos de estatus es un desperdicio. Solo compra lo absolutamente necesario. Coloca tu dinero donde este pueda crecer. Compra Bitcoin, no lambos.

Edúcate


eras el activo más valioso de tu portafolio. Invierte en educación. Lee como un
loco. Lee todo el tiempo. Aprende de los demás. Aprende de todo. Escucha a la
gente con experiencia. Sé la persona más informada del mundo. Y adquiere
conocimiento con un apetito voraz. Educa a tu cerebro, pero también educa a tu
corazón y a tu estómago. Porque para construir un imperio se necesita tener
carácter. Necesitamos tener la cabeza fría, el corazón inmutable y el estómago
de acero. Tenemos que ser optimistas cuando todos entran en pánico y serenos
cuando todos son víctimas de la codicia. En la crisis, calma. En la euforia,
sensatez. La paciencia crea imperios. Recuerda que esto es un maratón. No
importa si es invierno o verano, lo importante es seguir trotando.


generoso

No
seas tacaño. La generosidad es esencial. Dar es fundamental. Da prudentemente.
Da selectiva e inteligentemente. Pero da con generosidad. No podemos dar
demasiado, porque nos podemos desangrar, perjudicando nuestro futuro. Tenemos
que encontrar el equilibro. Es decir, crecer sin problemas, pero también
contribuir con algo. La generosidad debe estar en nuestra agente. La
generosidad atrae al éxito con pocas cosas. Da dinero, tiempo y conocimiento.
Nuestro imperio debe ser gigante en riquezas, en sabiduría y en bondad. Así se
construye un imperio. Sé un criptotitan. Todo un crack. ¡Conquistemos el 2020!

Referencia: cointelegraph.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas
mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o
servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la
información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir.

Noticia original de Infocoin


Publicidad
Otros artículos
Cerrar

HODL

Por Symposion Llegó el día. Apostados en los árboles cercanos al epicentro, los pájaros más atrevidos y los más preocupados. Sobrevolando el punto los buitres,...
A %d blogueros les gusta esto: