En medio de una especie de batalla campal entre los países que se debaten entre aceptar o no los criptoactivos, los tokens también dan de qué hablar a partir de cuestiones, si se quiere, un poco más excéntricas. Resulta que, al parecer, el Príncipe Harry, heredero de la monarquía británica y próximo a contraer matrimonio, recibiría una criptomoneda como regalo de bodas. La misma se llamaría “ROYL” y estaría basada…

Noticia original de CoinCrispy